Soy Sevillista Soy Bético

Pleno al 15 del Sevilla al rechazar participar en la Superliga

Pleno al 15 del Sevilla al rechazar participar en la Superliga

La florentinada de la Superliga tiene revuelta a la Europa futbolera. Ese invento apestaba desde el inicio. Un selecto club privado de ricos que se reserva el derecho de invitar a unos cuantos equipos cada año para que hagan de palmeros. De primeras, el plan sonaba a cacicada. Luego escuchas a Tito Floren defenderlo en el publireportaje de Pedrerol y es cuando te dan arcadas. “Vamos a salvar al fútbol modesto”, como frase definitiva para corroborar que el sr. Florentino no conoce la vergüenza.

El fútbol, inmejorable metáfora de su tiempo, hace ya muchos años que solo tiene como verdad única el dinero. No nos engañemos: el romanticismo es un recuerdo de otro siglo. El presupuesto manda. Pero al menos, hasta la fecha, se puede soñar con un imposible. Abrazar la idea quimérica del matagigantes. El mito de la meritocracia, aunque improbable, factible. Con la Superliga, ya ni eso. David tendría una orden de alejamiento de Goliat. Nos quitaban el fútbol que conocemos, el fútbol de nuestros abuelos. @biripendiado83 lo describe con maestría. ¡Amén!

Resulta fácil rechazar una idea como la de la Superliga, objetivamente injusta e insolidaria, si no te invitan a la fiesta y si se tiene claro que nunca lo iban a hacer.

Pero, según parece, no era el caso de nuestro Sevilla. El hexacampeón tenía bastantes posibilidades de estar en el banquete de los elegidos cuando todavía no se había tumbado el proyecto. Y, sin embargo, se plantó con rotundidad. No era una decisión fácil, aunque, visto cómo ha acabado la propuesta, se trata de un éxito absoluto. Escogió el lado correcto de la historia: el de los vencedores.

Hasta el propio Ceferin felicitó al Sevilla por su explícito respaldo a la posición UEFA. Se intuye intenso movimiento de los gerifaltes del fútbol europeo para que el Sevilla siguiera los pasos del Bayern de Múnich y el Borussia Dortmund y no se alineara con los rebeldes. Ahí es donde el proyecto de Florentino empezó a cavar su tumba.

El fuego amigo que vino de Inglaterra fue lo que terminó de torpedear la idea de tito Floren.  Aficionados y jugadores de los equipos fundadores del invento, ex-futbolistas, la prensa en general y hasta el excéntrico Primer Ministro del país, Boris Johnson, mostraron su rechazo a la Floren League. Los seis equipos ingleses que participaban de las mascarada pidieron la cuenta y se bajaron del barco.

Esta postura belicosa de los ingleses contrasta con el silencio “cómplice” de jugadores y técnicos de los equipos españoles incluidos en la Superliga. Desde Granada, con quien Europa League mediante hemos estrechado lazos esta temporada, piden que no se olvide la postura valiente del Sevilla FC. Un lema que se repitió con insistencia.

Aunque los ingleses son arrepentidos. Hay que tener claro dónde se origina el rechazo inicial a la propuesta.

Las mofas por el fracaso estrepitoso de la Superliga fueron una constante. Se quedó una bonita noche para las risas tuiteras.

Para finalizar compartimos este deseo y, añadimos, que sea @Cruzcampo  ↓↓


Deja una respuesta